Amón, decimoquinto rey de Judá e hijo de Manasés (2 Reyes 21:19-26; 2 Crónicas 33:20-25) durante el período 642-640 a.C.. Comenzó a reinar a la edad de 22 años y reinó dos años en Jerusalén. Hizo lo malo ante Jehová y sirvió a los ídolos de su padre. Fue asesinado por razones desconocidas  los conspiradores fueron muertos por el pueblo. El mismo pueblo puso como nuevo rey a Josías su hijo.

Josías, decimosexto rey de Judá por el período 640-609 a.C.. Coronado por el pueblo a la edad e ocho (8) años, después que su padre Amón fue asesinado. Los relatos de los libros de Reyes y Crónicas  concuerdan en señalar a Josías como el más recto de los reyes de Judá.

josias-coronado

Josías emprendió una reforma religiosa de grandes alcances e implicaciones políticas notables. Esta reforma tuvo como principal objetivo extirpar del pueblo de Judá las prácticas cananeas y la adoración de las diversas divinidades extranjeras. El hecho de que abarcara también a las provincias del Norte, muestra que Josías había conquistado dicho territorio.

Josías manda a restaurar el Templo y el sacerdote Hilcías consigue dentro del Templo el libro de la Ley, el cual no se había tomado en cuenta por los reyes anteriores.

2 REYES

22:8 Entonces dijo el sumo sacerdote Hilcías al escriba Safán: He hallado el libro de la ley en la casa de Jehová. E Hilcías dio el libro a Safán, y lo leyó. 
22:9 Viniendo luego el escriba Safán al rey, dio cuenta al rey y dijo: Tus siervos han recogido el dinero que se halló en el templo, y lo han entregado en poder de los que hacen la obra, que tienen a su cargo el arreglo de la casa de Jehová. 
22:10 Asimismo el escriba Safán declaró al rey, diciendo: El sacerdote Hilcías me ha dado un libro. Y lo leyó Safán delante del rey. 
22:11 Y cuando el rey hubo oído las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos

Después de ésto, mandó consultar a jehová con la profetiza Hulda 2 Reyes 22:14.

hulda

22:15 Y ella les dijo: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Decid al varón que os envió a mí: 
22:16 Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá; 
22:17 por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará. 
22:18 Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis a Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro, 
22:19 y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová. 
22:20 Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta. 

josias-1

REFORMAS:

  • Sacar del templo de Jehová todos los utensilios que habían sido hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército de los cielos; y los quemó fuera de Jerusalén en el campo del Cedrón, e hizo llevar las cenizas de ellos a Bet-el.
  •  Quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.
  • Saco la imagen de Asera fuera de la casa de Jehová, fuera de Jerusalén, al valle del Cedrón, y la quemó en el valle del Cedrón, y la convirtió en polvo, y echó el polvo sobre los sepulcros de los hijos del pueblo.
  • Derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las mujeres tiendas para Asera.
  • Hizo venir todos los sacerdotes de las ciudades de Judá, y profanó los lugares altos donde los sacerdotes quemaban incienso, desde Geba hasta Beerseba; y derribó los altares de las puertas que estaban a la entrada de la puerta de Josué, gobernador de la ciudad, que estaban a la mano izquierda, a la puerta de la ciudad.
  • Profanó a Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para que ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a Moloc.valle-de-hinom-1
  • Quitó también los caballos que los reyes de Judá habían dedicado al sol a la entrada del templo de Jehová, junto a la cámara de Natán-melec eunuco, el cual tenía a su cargo los ejidos; y quemó al fuego los carros del sol.
  • Derribó además el rey los altares que estaban sobre la azotea de la sala de Acaz, que los reyes de Judá habían hecho, y los altares que había hecho Manasés en los dos atrios de la casa de Jehová; y de allí corrió y arrojó el polvo al arroyo del Cedrón.
  • Profanó el rey los lugares altos que estaban delante de Jerusalén, a la mano derecha del monte de la destrucción, los cuales Salomón rey de Israel había edificado a Astoret ídolo abominable de los sidonios, a Quemos ídolo abominable de Moab, y a Milcom ídolo abominable de los hijos de Amón.storet-quemo-milcom
  • El altar que estaba en Bet-el, y el lugar alto que había hecho Jeroboam hijo de Nabat, el que hizo pecar a Israel; aquel altar y el lugar alto destruyó, y lo quemó, y lo hizo polvo, y puso fuego a la imagen de Asera.
  • Se volvió Josías, y viendo los sepulcros que estaban allí en el monte, envió y sacó los huesos de los sepulcros, y los quemó sobre el altar para contaminarlo, conforme a la palabra de Jehová que había profetizado el varón de Dios, el cual había anunciado esto.

1 REYES

13:2 aquél clamó contra el altar por palabra de Jehová y dijo: Altar, altar, así ha dicho Jehová: He aquí que a la casa de David nacerá un hijo llamado Josías, el cual sacrificará sobre ti a los sacerdotes de los lugares altos que queman sobre ti incienso, y sobre ti quemarán huesos de hombres.
13:3 Y aquel mismo día dio una señal, diciendo: Esta es la señal de que Jehová ha hablado: he aquí que el altar se quebrará, y la ceniza que sobre él está se derramará. 

  • las casas de los lugares altos que estaban en las ciudades de Samaria, las cuales habían hecho los reyes de Israel para provocar a ira, las quitó también Josías, e hizo de ellas como había hecho en Bet-el.
  • Mató además sobre los altares a todos los sacerdotes de los lugares altos que allí estaban, y quemó sobre ellos huesos de hombres, y volvió a Jerusalén.
  • Hizo la pascua a Jehová  conforme a lo que está escrito en el libro de este pacto.  No había sido hecha tal pascua desde los tiempos en que los jueces gobernaban a Israel, ni en todos los tiempos de los reyes de Israel y de los reyes de Judá.
  • Barrió Josías a los encantadores, adivinos y terafines, y todas las abominaciones que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalén, para cumplir las palabras de la ley que estaban escritas en el libro que el sacerdote Hilcías había hallado en la casa de Jehová.

Debido, sin duda, a los serios problemas que Asiria tenía con Oriente, Josías pudo conquistar rápidamente las antiguas provincias del reino del Norte y liberarse en gran parte del tutelaje de los asirios. Josías extendió las fronteras de su reino hasta alcanzar los límites que el reino unido había tenido en tiempos de David, con quien lo comparan sus cronistas.

territorio-josias

Paralelamente con sus conquistas territoriales,  el reinado de Josías significó un esplendor efímero para el reino de Judá. Toda su gloria, el resurgimiento de la adoración a Jehová y las conquistas territoriales fueron apenas destellos finales de la historia del reino del sur. Josías había visto desplomarse en pocos años el gran imperio Asirio y la destrucción de Nínive en el año 612 a.C. y sabía, además, que aunque los asirios luchaban por sobrevivir, sus días como imperio y como pueblo estaban cotados. Esto también lo sabían Sofonías, Jeremías, Nahum y Habacuc. Pero no por ello dejaban de anunciar insistentemente la destrucción de Judá y de Jerusalén.

A cambio de los asirios, empezaba a levantarse el nuevo inmisericorde imperio de Babilonia, y este hecho aterraba a Josías. Tanto fueron los temores de éste, que cuando faraón Necao salió con sus tropas para combatir contra los asirios, aunque el mismo Nicao trató de disuadirlo, Josías se le enfrentó en Megido. Allí Josías fue gravemente herido y murió. Su muerte echó por tierra  las esperanzas especialmente de aquellos que lo habían comenzado a ver como el restaurador del reino davídico. (2 Reyes 21:24-23:30; 2 Crónicas 33:25-35:27).

necao-ii

2 REYES

23:30 Y sus siervos lo pusieron en un carro, y lo trajeron muerto de Meguido a Jerusalén, y lo sepultaron en su sepulcro. Entonces el pueblo de la tierra tomó a Joacaz hijo de Josías, y lo ungieron y lo pusieron por rey en lugar de su padre. 

Leer todos los detalles en 2 REYES cap.22; cap.23:1-30 y 2 Crónicas cap.34; cap.35 y el libro de Jeremías.

Fuente y agradecimiento:

Diccionario Ilustrado de la Biblia. Editorial Caribe.

https://www.iglesia.net/biblia/libros

http://slideplayer.es/slide/7682329/

http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/milcom/

http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/quemos/

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200000429