Sofonías, “escondido de Yehová”,  hijo de Kusí, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en tiempo de Josías, hijo de Amón, reyes de Judá”. (Sof. 1:1).

Bisnieto de un Ezequías, tal vez del que fue rey de Judá.

Profetizó en Judá durante el tiempo del rey Josías 630 a.C. habiendo ya caído el reino del norte (Casa de Israel) Era contemporáneo de Jeremías quién también profetizó durante el reinado de Josías. Todo lo que se sabe de Sofonías se halla en su profecía. el fondo histórico se encuentra en 2 Reyes 21-23. La nación había sufrido un gran decaimiento espiritual después del reinado de Ezequías y del ministerio del profeta Isaías. El rey Manasés volvió a levantar los altares de Baal (2 R. 21:3), derramó mucha sangre inocente (21:26) y el rey Amón dio el mismo ejemplo y orientación al pueblo (21:21-22). ESte período duró 52 años. Entonces comienza el reinado de Josías, cuando apenas tenía 8 años de edad. Dieciocho años mas tarde se encuentra el libro de la ley y comienza la gran reforma. En el relato histórico no aparece el nombre del profeta Sofonías, pero en este período él presentó el mensaje de su libro. Se supone que el profeta vio al pueblo volver a Dios, bendición no mencionada y que no siempre es privilegio del siervo de Dios.

bosquejo sofonias

El tema principal del libro es el Día de Yehová, temas antes proclamados por Amós (Am. 5:18-20)

5:18 ¡Ay de los que desean el día de Yehová! ¿Para qué queréis este día de Yehová? Será de tinieblas, y no de luz; 
5:19 como el que huye de delante del león, y se encuentra con el oso; o como si entrare en casa y apoyare su mano en la pared, y le muerde una culebra. 
5:20 ¿No será el día de Yehová tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor? 

y después desarrollado en los escritos apocalípticos, incluso en el llamado Nuevo Testamento, como “el día de Señor” (1 Ts. 5:2) y “el día del Dios Todopoderoso” (Ap. 16:14). El día de Yehová es día de ira, angustia,aprieto, alboroto, tiniebla, oscuridad, nubes, entenebrecimiento, trompeta, algazara (1:15-16)

1:15 Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, 
1:16 día de trompeta y de algazara ( algazara = clamor, esto es,  aclamación de alegría o grito de batalla; especialmente clarinada – toque de clarín-, toque de trompetas, como alarma) sobre las ciudades fortificadas, y sobre las altas torres. 

porque pecaron contra Yehová

1:17 Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Yehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol. 

El pecado de Judá mencionado es la idolatría (1:4), la adoración a los astros (1:5), el apartarse de Yehová (1:6). el robo (1:9), la indiferencia y el creer que Dios también es indiferente (1:12), la rebeldía y la opresión (3:1), la falta de fe (3:2).

Los dirigentes del pueblo, los príncipes, los jueces, los profetas y los sacerdotes (3:3-4) son señalados como los más culpables de la corrupción civil y religiosa.

3:3 Sus príncipes en medio de ella son leones rugientes; sus jueces, lobos nocturnos que no dejan hueso para la mañana. 
3:4 Sus profetas son livianos, hombres prevaricadores; sus sacerdotes contaminaron el santuario, falsearon la ley. 

El pecado principal de las naciones paganas es deshonrar al pueblo de Dios (2:8-10). 

2:8 Yo he oído las afrentas de Moab, y los denuestos de los hijos de Amón con que deshonraron a mi pueblo, y se engrandecieron sobre su territorio. 

2:9 Por tanto, vivo yo, dice Yehová de los ejércitos, Dios de Israel, que Moab será como Sodoma, y los hijos de Amón como Gomorra; campo de ortigas, y mina de sal, y asolamiento perpetuo; el remanente de mi pueblo los saqueará, y el remanente de mi pueblo los heredará. 
2:10 Esto les vendrá por su soberbia, porque afrentaron y se engrandecieron contra el pueblo de Yehová de los ejércitos. 

Todas las naciones paganas fueron destruidas en un lapso de 25 años, incluso Asiria con su gran capital Nínive, que florecía y aterrorizaba todo el mundo durante el ministerio de Sofonías.

Las bendiciones prometidas a Jerusalén (3:9-20) han de cumplirse en el futuro, siendo que en la história se ve su cumplimiento parcial solamente. La promesa dada es que con el Mesías, “Yehová es Rey de Israel en medio de ti”: nunca más verás el mal” (3:15).

3:15 Yehová ha apartado tus juicios, ha echado fuera tus enemigos; Yehová es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal. 
3:16 En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: No temas; Sion, no se debiliten tus manos. 
3:17 Yehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos. 
3:18 Reuniré a los fastidiados por causa del largo tiempo; tuyos fueron, para quienes el oprobio de ella era una carga. 
3:19 He aquí, en aquel tiempo yo apremiaré a todos tus opresores; y salvaré a la que cojea, y recogeré la descarriada; y os pondré por alabanza y por renombre en toda la tierra. 
3:20 En aquel tiempo yo os traeré, en aquel tiempo os reuniré yo; pues os pondré para renombre y para alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando levante vuestro cautiverio delante de vuestros ojos, dice Yehová.

 

Fuente y agradecimiento;

https://es.wikipedia.org/wiki/Libro_de_Sofon%C3%ADas

Diccionario Ilustrado de la Biblia. Editorial Caribe

Anuncios