Duodécimo rey de Judá, hijo y sucesor de Jotam, reinó del 735 – 715 a.C.. Se le recuerda por su idolatría y por haber hecho pasar por fuego a hasta el punto de quemar a su(s) propio(s) hijo(s) como ofrenda(s) en el valle de Hinón. (2Crónicas 28:1-4; 2 Reyes 16:1-4).image-hell03

020105bgrove6

Debido a esta entrega a la adoración falsa, el gobierno de Acaz estuvo plagado de muchísimas dificultades. Siria y el reino septentrional de Israel se unieron para atacar a Judá desde el Norte., los edomitas aprovecharon la oportunidad para atacar desde el Sur Este. y los filisteos invadieron desde el Oeste. Se perdió el valioso puerto de Elat, en el golfo de ʽAqaba. Zicrí, poderoso efraimita, mató a un hijo del rey y a dos de sus hombres principales en una incursión del reino septentrional que resultó en la matanza de 120.000 hombres de Judá y en que alrededor de 200.000 judaítas fueran llevados cautivos. Solo gracias a la intervención del profeta Oded, con el apoyo de algunos hombres principales de Efraín, fue posible que se liberara a estos cautivos y regresaran a Judá. (2Cr 28:5-15, 17-19; 2Re 16:5, 6; Isa 7:1.)

eilat_israel_map

28:5 Por lo cual Jehová su Dios lo entregó en manos del rey de los sirios, los cuales lo derrotaron, y le tomaron una gran número de prisioneros que llevaron a Damasco. fue también entregado en manos del rey de Israel, el cual lo batió con gran mortandad. 
28:6 Porque Peka, hijo de Remalías mató en Judá en un día ciento veinte mil hombres valientes; por cuanto habían dejado a Jehová el Dios de sus padres.
28:7 Asimismo Zicri, hombre poderoso de Efraín, mató a Maasías hijo del rey, y a Azricam su mayordomo, y a Elcana, segundo después del rey. 
28:8 También los hijos de Israel tomaron cautivos de sus hermanos doscientos mil, mujeres, muchachos, y muchachas, además de haber tomado de ellos mucho botín, que llevaron a Samaria. 

Profecía de Obed

28:9 Había entonces allí (En el reino de Isarael) un profeta de Jehová que se llamaba Obed, el cual salió delante del ejército cuando entraba en Samaria, y les dijo: He aquí Jehová el Dios de vuestros padres, por el enojo contra Judá, los ha entregado en vuestras manos; y vosotros los habéis matado con ira que ha llegado hasta el cielo. 
28:10 Y ahora habéis determinado sujetar a vosotros a Judá y a Jerusalén  como siervos y siervas; mas ¿no habéis pecado vosotros contra Jehová vuestro Dios? 
28:11 Oidme, pues, ahora, y devolved a los cautivos que habéis tomado de vuestros hermanos; porque Jehová está airado contra vosotros. 
28:12 Entonces se levantaron algunos varones de los principales de los hijos de Efraín, Azarías hijo de Johanán,  Berequías hijo de Mesilemot, Ezequías hijo de Salum, y Amasa hijo de Hadlai, contra los que venían de la guerra. 
28:13 Y les dijeron: No traigáis acá a los cautivos, porque el pecado contra Jehová estará sobre nosotros. Vosotros tratáis de añadir sobre nuestros pecados y sobre nuestras culpas, siendo muy grande nuestro delito, y el ardor de la ira contra Israel. 
28:14 Entonces el ejército dejó los cautivos y el botín delante de los príncipes y de toda la multitud. 

Sufrió otros reveses a mano de los edomitas y los filisteos (2 Cronicas 28:16-20).

El profeta Isaías lo exhortó a volver a Jehová (Isaías 7:1.12)

isac3adas-7-mensaje-de-isac3adas-a-acaz-750x380

El mensaje que el profeta Isaías recibió de Dios, en el que se le aseguraba que Jehová no permitiría que las fuerzas siro-israelitas destruyeran Judá y pusieran sobre el trono a un hombre que no fuera de la línea davídica, debió fortalecer el ‘corazón tembloroso’ de Acaz. Aunque se le invitó a solicitar una señal de Dios, el idólatra Acaz replicó: “No pediré, ni someteré a Jehová a prueba”. (Isa 7:2-12.) De todos modos se predijo que, como señal, una doncella daría a luz un hijo que sería llamado Emmanuel (Con Nosotros Está Dios), y que antes de que el niño creciera, la alianza siro-israelita habría dejado de ser una amenaza para Judá. (Isa 7:13-17; 8:5-8.)

7:13 Dijo entonces Isaías: Oíd ahora, casa de David. ¿Os es poco el ser molestos a los hombres, sino que también lo seáis a mi Dios? 
7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. 
7:15 Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. 
7:16 Porque antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes que “tú temes” será abandonada. 
7:17 Jehová hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y sobre la casa de tu padre, días cuales nunca vinieron desde el día que Efraín se apartó de Judá, esto es, al rey de Asiria. 

Continuamos. Acaz no le hizo caso; más bien solicitó auxilio de Tiglat-pileser, rey de Asiria.

Su vasallaje a Asiria y su muerte

No obstante, en lugar de cifrar su fe en Jehová, debido a su temor a la conspiración siro-israelita, Acaz optó por una política insensata y sobornó a Tiglat-piléser III de Asiria para que acudiera en su ayuda. (Isa 7:2-6; 8:12.) El alivio que pudo suponerle el que el ambicioso rey de Asiria aplastara a Siria e Israel fue solo temporal. A la postre “le causó angustia, y no lo fortaleció” (2Cr 28:20), pues de este modo Acaz puso a Judá bajo el pesado yugo asirio.

Al parecer, Acaz fue llamado a Damasco como rey vasallo para rendir homenaje a Tiglat-piléser III, y mientras estuvo allí, debió impresionarle el altar pagano de la ciudad, pues copió su diseño e hizo que el sacerdote Uriya construyera uno igual para colocarlo delante del templo de Jerusalén. Entonces osó ofrecer sacrificios sobre este “gran altar”. El altar original de cobre se retiró a un lado hasta que el rey decidiera el uso que debería dársele. (2Re 16:10-16.) Mientras tanto, hizo pedazos gran parte de los utensilios de cobre del templo y cambió otras cosas del recinto del templo, todo “por causa del rey de Asiria”, quizás para pagar el pesado tributo impuesto sobre Judá o posiblemente para esconder parte de la riqueza del templo de los ambiciosos ojos asirios. Las puertas del templo se cerraron y Acaz “hizo altares para sí en todo rincón de Jerusalén”. (2Re 16:17, 18; 2Cr 28:23-25.)

2rey16

Después de dieciséis años de mala gobernación y de crasa apostasía, Acaz murió, y a pesar de haber sido enterrado como sus antepasados “en la Ciudad de David” (2Re 16:20), no se colocó su cuerpo en las sepulturas de los reyes. (2Cr 28:27.) Su nombre se incluye en las genealogías reales. (1Cr 3:13; Mt 1:9.)

2 CRONICAS

28:27 Y durmió Acaz con sus padres, y lo sepultaron en la ciudad de Jerusalén : pero no lo metieron en los sepulcros de los reyes de Israel; y reinó en su lugar Ezequías su hijo. 

El nombre de Acaz aparece en una inscripción de Tiglat-piléser III como ia-ú-ha-zi.

Acaz murió relativamente joven, y su vida se caracterizó por una constante violación de la ley de Dios. A pesar de que Isaías, Oseas y Miqueas estuvieron activos en su obra de profetizar durante el tiempo de Acaz, la idolatría crasa caracterizó su reinado.

Mis comentarios:

Esta señal que Dios le dio al rey Acaz, ha sido tomada por la cristiandad como “profecía” del advenimiento del Mesías. Yo personalmente pienso que esta señal no se estaba refiriendo a ninguna mujer virgen como tal (mujer de carne y hueso), sino como el advenimiento (Nacerá un hijo) de algo que jamás Dios había hecho (Una virgen representa el lugar donde se creará algo  que jamás Dios había realizado, o se engendrará y dará a luz algo por primera vez”), “el divorcio con la casa de Israel“….la tierra de los dos reyes que “tú temes” será abandonada y este hijo  podría durar 7 ó 7,5 años en ocurrir, edad cuando un niño adquiere uso de razón y sabe desechar lo malo y escoger lo bueno.

ISAIAS dice en cuanto a esta señal:

7:8 Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rezín; y dentro de sesenta y cinco años Efraín será quebrantado hasta dejar de ser pueblo

En el año 722 la Casa de Israel  cuya cabeza era Efraín dejó de ser pueblo (dejo de ser esposa del Eterno) y fue asimilada por Asiria, por lo que no ocurrieron esos 75 años textuales a que se refería Isaías. Esto me deja pensar que esos “75” años, que habla la profecía, pudieran estar refiriéndose a 7,5 años, lo que  coincide con los 7,5 años de edad del niño al adquirir uso de razón que mencioné en el párrafo anterior.

El nombre de Emanuel (Dios está con nosotros) se estaría refiriendo a la situación que vendría, al acontecimiento que causaría el divorcio de Dios con la Casa de Israel y la “eliminación del peligro para Judá“, y que Judá así  lo llamaría (al niño) por verse protegido por Dios y no ser destruido como reino (Dios está con “nosotros“: Emanuel!).

En el libro de Mateo vemos que se conecta esta señal con el advenimiento del Mesías.  Sin embargo, sólo el libro de Mateo hace referencia a esta señal dada al rey Acaz, no encontrándose un segundo “testigo” o persona que haya tenido la misma revelación en cuanto al cumplimiento del advenimiento del Mesías citando ese versículo. Por otro lado, la señal destinada  a Acaz se cumplió a cabalidad y el mismo Acaz lo vio hecho realidad ante sus ojos, por lo cual la “señal” dada por el Eterno a Acaz en “particular” tuvo su cumplimiento exacto!.

Realmente no encuentro el lazo que pueda unir esta profecía con el advenimiento del Mesías, y no considero correcto agarrar sólo una parte de la profecía y desechar el resto según la conveniencia y decir que esa profecía se cumplió con Miriam (María), ya que eso sería “distorsionar” las palabras del Eterno. Veamos de nuevo la señal completa:

He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. 
7:15 Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. 
7:16 Porque antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra de los dos reyes que “tú temes” será abandonada. 
7:17 Jehová hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y sobre la casa de tu padre, días cuales nunca vinieron desde el día que Efraín se apartó de Judá, esto es, al rey de Asiria. 

——–

Fuente y agradecimiento:

Diccionario Ilustrado de la Biblia. Editorial caribe

http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200000144

https://www.iglesia.net

 

 

 

Anuncios