¿Qué conocemos sobre Madián?. El nombre de Madián viene de la palabra “Madón”, que significa “concurso” o “pelea” y traducido como  contienda, discordia, pleito, rencilloso.  Por lo que parece ser su significado: “rencillas por conquistar el primer lugar o liderazgo”, inclusive la palabra “competencia” podría incluirse en su definición y calzaría perfectamente. 

La primera ocasión donde vemos esta palabra en las escrituras, la encontramos en Génesis 25:1 cuando habla de los hijos de Abraham con Cetura y ésta dio a luz a seis hijos, entre ellos uno que llamó Madián.

A los descendientes de Madián, el hijo de Abrahán, se les llama de manera genérica “Madián” y “madianitas” (Nú 31:2, 3),

31:1 Jehová habló a Moisés, diciendo: 
31:2 Haz la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas; después serás recogido a tu pueblo. 

aunque parece que la Biblia se refiere a ellos en algunas ocasiones como ismaelitas.

(Compárese con Gé 37:25, 27, 28, 36; 39:1; Jue 8:22, 24.)

Génesis

37:23 Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí; 
37:24 y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. 
37:25 Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto. ……

…..37:36 Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia. 

Esto puede indicar que los descendientes de Abraham por la línea de sus hijos Ismael y Madián tenían costumbres muy parecidas, y que tal vez ambos pueblos llegaron a unirse al casarse sus miembros entre sí. También parece ser que al menos a algunos de los quenitas se les conocía como madianitas, como, por ejemplo, Hobab, el cuñado de Moisés. Puesto que a los quenitas se les menciona como pueblo antes del nacimiento de Madián, debe entenderse que Hobab era madianita solo desde un punto de vista geográfico.

QUENITA

ubicacion_geografica_madian

mt_sinai_map-lg3

El Monte Sinaí (Horeb) queda en Madián

Un comentario sobre Madián

Es interesante pensar ¿por qué el Eterno envió a Moisés a la tierra de Madián y no a otro lugar?, la tierra de la pelea o competencia. Moisés era un hombre lleno de temores, y las personas que tienen tantos temores son personas de doble ánimo,  como dice Santiago: “el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (Santiago 1:8). El hombre es inconstante porque  no hay firmeza en sus pensamientos, no hay coherencia. Doble ánimo significa que no sabe lo que quiere, que dentro de él hay una lucha muy fuerte pero que no tiene ni idea de como encontrar el equilibrio, que decisión tomar y que resulte correcta, por lo que lo hace una persona inestable, de mente débil que se deja llevar por lo que sea, en las escrituras lo llaman “Cualquier viento de doctrina”, esto es cualquier tipo de enseñanza en todos los niveles. Tiene su casa fundada sobre la arena:

Mateo

7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
7:26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;
7:27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

¿Cuantos hemos estado en Madián? Todos hemos estado allí, todos hemos experimentado de una u otra forma y en diferentes intensidades lo que vivía Moisés dentro de sí. Por eso escogió el Eterno mandar a Moisés a Madián, la tierra de la pelea y de la competencia, para que él consiguiera su liderazgo, su camino, por donde aprendería “firmeza”, esto es, coherencia entre lo que piensa (cree), habla y hace. En el monte Horeb (Horeb= Seco, desierto) fue donde encontró la “orientación”. Moisés comenzó su misión al mismo tiempo que su formación, ambas cosas en paralelo.

Fue en Madián donde Moisés se estableció  e hizo vida, formó una familia, lo que nos habla de una lucha interna que duró muchos años. Sus inestabilidades se desarrollaron y no vio prosperidad, no acumuló riquezas, porque era un hombre “de doble ánimo”.

Es cuando estamos en el desierto y cuando estamos viviendo rencillas internas entre nuestros miedos y nuestro deseo de encontrar el camino, que Dios nos encuentra.  Es allí en Madián que el Eterno pide a Moisés traiga a los israelitas para comenzar a ser formados, por lo que estar en Madián es el inicio de nuestra formación. Es allí en Madián donde todo comienza….

Fuente y agradecimiento:

https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200003041

https://www.iglesia.net

https://www.bibliatodo.com/Diccionario-biblico/horeb

 

Anuncios