obama vs netanyahu

El presidente Obama advierte a los judíos estadounidenses que sin el acuerdo nuclear, Estados Unidos tendrá que atacar a Irán, y en ese caso Israel tendrá que soportar las consecuencias de una guerra.

Obama advirtió a los líderes judíos el pasado martes que si el Congreso de Estados Unidos veta el acuerdo nuclear, finalmente Estados Unidos se verá presionado a llevar a cabo un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Teherán, que a su vez puede aumentar el terror contra Israel.

Una fuente judía que se encontraba presente en la reunión, afirmó que la discusión se centró en ataques personales, en lugar de discutir los beneficios de la oferta del acuerdo. Esta situación podría poner en peligro a la comunidad judía estadounidense, y sobre todo las relaciones entre Estados Unidos e Israel, de acuerdo con Greg Rosenbaum, el presidente del Consejo Nacional Democrático judío.

Se trató de un intento de convencer a la comunidad judía de que apoyen el acuerdo con Irán que firmó Estados Unidos, justamente dos horas después de que el primer ministro Benjamín Netanyahuse se dirigiera a los miembros de las federaciones judías estadounidenses mediante un mensaje grabado en video, invitándolos a oponerse al acuerdo.

Obama y el vicepresidente Joe Biden organizó la reunión junto con 20 líderes judíos de todo el espectro político y religioso en la Casa Blanca.

Greg Rosenbaum declaró a la Asociación de Corresponsales Diplomáticos de Israel que Obama trató meticulosamente de refutar los argumentos del primer ministro israelí, sin embargo también reconoció que el acuerdo de ninguna manera es perfecto.

“Si el Congreso tiene éxito en matar el acuerdo e Irán fueron a caminar posteriormente lejos del acuerdo y comenzar el enriquecimiento de uranio de nuevo a los niveles de grado de armas, los oponentes de la operación ejercerá presión sobre el gobierno de Estados Unidos a lanzar un ataque preventivo contra las instalaciones nucleares de la República Islámica”. Dijo Obama.

Aunque Obama no cree que Irán vaya a lanzar un ataque contra los Estados Unidos, ya que es sabido que el país musulmán tiene un presupuesto anual de quince mi millones de dólares por lo que no tiene ninguna posibilidad contra el ejército estadounidense que tiene un presupuesto cercano a los seiscientos millones de dólares, si cree que los terroristas iraníes atacarán objetivos israelíes, como portaaviones o bien armaran grupos terroristas a lo largo de las fronteras de Israel.

Durante la prensa en la Casa Blanca, Obama indicó que esta dispuesto a discutir con Netanyahu en términos más generales la mejora de la asistencia militar de Washington a Israel. Sin embargo dijo también que el líder israelí se ha negado a pesar de que Obama le ofreció una reunión similar a la que tuvo con los estados árabes del golfo, pero que todo se ha negado ya que pretende pelear en contra del acuerdo con Irán.

En dicha reunión ambas partes se acusaron de hablar mal. Los opositores del acuerdo con Irán acusaron de que se les hace ver como que pretenden buscar una guerra con Irán, mientras que aquellos a favor del acuerdo dicen haber sido acusados de ayudar a preparar un segundo holocausto.

Según Rosenbaum, Obama dijo que no tenía ninguna ilusión de que podría convencer a los líderes judíos de llegar a un acuerdo con él sobre el tema de Irán. Advirtió que el debate incluyó insultos y palabras altisonantes, por lo que teme que la coherencia de la comunidad judía será debilitada y junto con ella, lo será también la fuerza de los Estados Unidos. Obama considera que la división entre la comunidad judía por este asunto causará daños irreparables a su interior.

Por su parte, Netanyahu advirtió en su discurso en video, que si el acuerdo de Estados Unidos con Irán es ratificado por el congreso, el acuerdo nuclear conducirá a la guerra y a una carrera armamentista regional.

“Este acuerdo traerá la guerra” advirtió. “Irán puede mantener el acuerdo o puede engañar en el trato”. De cualquier manera tendrá cientos de bombas. Además dijo que Irán ha estado construyendo misiles balísticos intercontinentales en orden de atacar… y no a Israel.

En cualquier caso, la comunidad judía estadounidense es vista como un barómetro clave que definirá el destino de la operación, ya que el Congreso goza de un período de revisión de 60 días del acuerdo antes de una votación crucial sobre la desaprobación o aprobación. Dicha decisión se llevará a cabo en septiembre, antes de las fiestas de otoño.

Diferentes organizaciones judías en Estados Unidos aún revisan los detalles del acuerdo para determinar su postura oficial. Aunque por otro lado, también admiten que no hay nada que impida que Teherán se convierta en una potencia nuclear y que apoye a los terroristas extremistas regionales.

Fuente: Times of Israel

 

Anuncios