Aún estaba reinando Asa en el reino del Sur (Casa de Judá), cuando después de haber muerto Zimri por mano de Omrí, el reino del Norte fue dividido en dos partes, uno más fuerte que el otro. Una parte tenía como rey a Tibni y la otra tenía como rey a Omri.

1 REYES

16:21 Entonces el pueblo de Israel fue dividido en dos partes: la mitad del pueblo seguía a Tibni hijo de Ginat para hacerlo rey, y la otra mitad seguía a Omri.

El pueblo estaba dividido en cuanto a quién debería ser rey: Tibní u Omrí. Cuatro años más tarde, cuando probablemente estaba en pleno furor la guerra civil, la cuestión se zanjó finalmente; Tibní perdió ante los apoyadores de Omrí y encontró la muerte. Era hijo de Guinat. (1Re 16:15, 21-23.)

Tibni, entonces,  reinó desde el 885 a.C. al 880 a.C. sobre la parte del reino que lo seguía.

1 REYES

16:22 Mas el pueblo que seguía a Omri pudo más que el que seguía a Tibni hijo de Ginat; y Tibni murió, y Omri fue rey.

Omri que ya estaba reinando sobre la otra parte del pueblo, entra ahora a ser rey sobre toda la “Casa de Israel”. Su reinado comenzó en el año 885 a.C. al 874 a.C.

16:23 En el año treinta y uno de Asa rey de Judá, comenzó a reinar Omri sobre Israel, y reinó doce años; en Tirsa reinó seis años.

Omri fue quién fundó la ciudad de Samaria, y trasladó  hacia allá  la capital que antes estaba en  Tirsa.

Tirsa Samaria

Samaria, una ciudad fundada por Omri y construida como para ser digna de la residencia de un rey. Los restos descubiertos en el curso de excavaciones dan cuenta de la fastuosa vida de la corte de Samaria.

Samaría: relieves marfilados en el palacio del Reino del norte de Israel en un estilo egipcio

samaria-palast-v-nordreich-israel-elfenbeinreliefs

parq-6-figura

Samaría: ruinas de palacios en el Reino del norte de Israel

samaria-palastruinen-v-nordreich-israel

1 REYES

16:24 Y Omri compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata, y edificó en el monte; y llamó el nombre de la ciudad que edificó, Samaria, del nombre de Semer, que fue dueño de aquel monte.

Son de especial interés los fragmentos de tallado de marfil que confirman la descripción bíblica de la “casa de marfil” construída por Ahab (Acab), el hijo de Omri.

Mientras duró la dinastía Omri, las relaciones entre los reinos de Israel y Judá fueron sumamente cordiales, al punto que la “Casa de Omri (Rey Omri, rey Acab/Ahab (hijo), Rey Ocozías (Hijo),Rey Joram(Hermano)) llegó a aliarse por matrimonio con la dinastía de David.

1 REYES

16:25 Y Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, e hizo peor que todos los que habían reinado antes de él;

16:26 pues anduvo en todos los caminos de Jeroboam hijo de Nabat, y en el pecado con el cual hizo pecar a Israel, provocando a ira a Jehová Dios de Israel con sus ídolos.

 16:28 Y Omri durmió con sus padres, y fue sepultado en Samaria, y reinó en lugar suyo Acab su hijo.

El reino del Norte no era sólo el más grande de los dos reinos, sino que era económicamente más próspero y políticamente más importante; pero sufría, no obstante, de una desventaja fundamental. Ninguna de las casas reales que asumieron el poder pudo lograr el prestigio místico  de la Casa de David. De ahí que no gozara de estabilidad interna y el poder pasara de manos con frecuencia. Durante dos siglos de existencia del Reino de Israel, sucediéronse rápidamente nueve dinastías, algunas de existencia sumamente breve, siendo la más prolongadas y duraderas las de Omri y la de Jehu.

Este último comentario debe llevarnos a reflexión, a considerar si en nuestras propias vidas tenemos esta “carencia de firmeza” en la fe auténtica (Emuná). Y a rectificar y sacar todo lo que está produciendo esta carencia a fin de que seamos cimentados en la firmeza (la Roca).

SOBRE LA ROCA

La Casa de Israel era más grande, más importante y económicamente más prospera que la casa de Judá, pero era inestable y esto debido al pecado de Jeroboam, la idolatría, que fue heredado reino tras reino. En nuestras vidas podría decirse “de generación en generación”. Pongan atención que, por todo el recorrido que hemos hecho por los reyes de la casa de Israel, constantemente encontramos:

 “haciendo lo malo ante los ojos de Jehová, y andando en los caminos de Jeroboam, y en su pecado que cometió, haciendo pecar a Israel”.

2_lacasadelapalabra_tormenta2

 

Fuentes y agradecimiento:
El Pueblo Judio 4000 años de historia. Por Max Wurmbrandt y Cecil Roth.  Editorial Aurora Tel-Aviv
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200004400
http://www.hist-chron.com/judentum-aktenlage/AT/Fink-Silb-ESP/Finkelstein-Silberman24_reino-norte-omrides-arqueologica.html
http://www.iglesia.net/biblia/libros/1reyes.html#cap15