Estando reinando en el reino del Norte (Casa de Israel) aún Jeroboam I, comenzó a reinar Asa hijo de Abiam (Abías) en el reino del Sur (Casa de Judá) y reinó 41 años.  Asa fue el tercer rey de la Casa de Judá. Durante su reinado fue visitado por dos profetas.

1 REYES

15:9 En el año veinte de Jeroboam rey de Israel, Asa comenzó a reinar sobre Judá.

15:10 Y reinó cuarenta y un años en Jerusalén; el nombre de su madre fue Maaca, hija de Abisalom.

El  primer profeta que visitó a Asa se llamaba “Azarías”, y  vino a Asa con palabra de Jehová advirtiendo:

“Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él: y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará.”

2 CRÓNICAS

15:8 Cuando oyó Asa las palabras y la profecía del profeta Azarías hijo de Obed, fue cobró ánimo, y quitó los ídolos abominables de toda la tierra de Judá y de Benjamín, y de las ciudades que él había tomado en la parte montañosa de Efraín; y reparó el altar de Jehová que estaba delante del pórtico de Jehová.

15:9 Después reunió a todo Judá y Benjamín, y con ellos los forasteros de Efraín, de Manasés, y de Simeón: porque muchos de Israel se habían pasado a él, viendo que Jehová su Dios estaba con él.

Los primeros 10 años fueron de paz y prosperidad. Asa hizo reformas religiosas: Quitó a los sodomitas y también  los ídolos que habían puesto sus padres. Privó a Maaca de ser reina madre por haber erigido un ídolo a Asera.

1 REYES

15:11 Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre.

15:12 Porque quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho.

15:13 También privó a su madre Maaca de ser reina madre, porque había hecho un ídolo de Asera. Además deshizo Asa el ídolo de su madre, y lo quemó junto al torrente de Cedrón.

En el año 36 del reinado de Asa, subió Baasa, rey de Israel, y fortificó Ramá. Asa solicitó la ayuda de Ben-adad (significa “hijo de un dios”), rey de Siria, el cual atacó a Baasa y lo obligó a retirarse.

asa-desconfia-en-dios-y-enfrenta-conflicto

1 REYES

15:18 Entonces tomando Asa toda la plata y el oro que había quedado en los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real, los entregó a sus siervos, y los envió el rey Asa a Ben-adad hijo de Tabrimón, hijo de Hezión, rey de Siria, el cual residía en Damasco, diciendo:

15:19 Haya alianza entre nosotros, como entre mi padre y el tuyo. He aquí yo te envío un presente de plata y de oro; ve, y rompe tu pacto con Baasa rey de Israel, para que se aparte de mí.

006-asa-baasha

15:20 Y Ben-adad consintió con el rey Asa, y envió los príncipes de los ejércitos que tenía contra las ciudades de Israel, y conquistó Ijón, Dan, Abel-bet-maaca, y toda Cineret, con toda la tierra de Neftalí.

15:21 Oyendo esto Baasa, dejó de edificar a Ramá, y se quedó en Tirsa.

El profeta Hanani reprendió al rey Asa por no haber confiado en Jehová, por lo cual éste lo encarceló.

Por medio de las palabras del primer profeta, el rey Asa se anima y comienza a obrar conforme al corazón de YHVH:

PROFETA AZARIAS 1

Por medio del segundo profeta, se irrita, el mal humor y orgullo lo ciegan y sus obras postreras desagradan al Eterno:

PROFETA HANANI

2 CRÓNICA

16:7 En aquel tiempo vino el vidente Hanani a Asa rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos.

16:8 Los etíopes y los libios, ¿no eran un ejército numerosísimo, con carros y mucha gente de a caballo? con todo, porque te apoyaste en Jehová, él los entregó en tus manos.

16:9 Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti.

16:10 Entonces se enojó Asa contra el vidente, lo echó en la cárcel, porque se encolerizó grandemente a causa de esto. Y oprimió Asa en aquel tiempo a algunos del pueblo.

Con el tiempo, Asa enfermó gravemente de los pies, pero aun así, no buscó a Jehová sino a los médicos. Esta enfermedad causó su muerte. Es muy significativo el hecho de que Asa haya muerto de una enfermedad en sus pies, representando éstos  el desvío de su caminar espiritual. Después de haber confiado en Jehová al enfrentar a Zera el etíope (mucho antes de este enfrentamiento con Baasa), desbarata su hermosa obra  desviando sus pasos de la confianza del Eterno y solicitando ayuda de Ben-adad en su lucha contra Baasa y no a Dios como debió ocurrir. Aunque fue un rey que limpio a Judá de la idolatría y devolvió al pueblo al camino correcto, él mismo en sus últimos años tuvo este resbalón. Con todo y eso, dice la Escritura que “hizo lo bueno delante de Dios”, redirigió al pueblo a la senda del Eterno.

2 CRÓNICAS

14:8 Tuvo también Asa ejército que traía escudos y lanzas: de Judá trescientos mil, y de Benjamín doscientos ochenta mil que traían escudos y entesaban arcos; todos hombres diestros.

14:9 Y salió contra ellos Zera etíope con un ejército de millones, y trescientos carros; y vino hasta Maresa.

14:10 Entonces salió Asa contra él, y ordenaron la batalla en el valle de Sefata junto a Maresa.

14:11 Y clamó Asa a Jehová su Dios, y dijo: ¡Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas. Ayúdanos, oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos, y en tu nombre venimos contra este ejército. Oh Jehová, tú eres nuestro Dios: no prevalezca contra ti el hombre.

MARESA

Zera tenía un ejército mayor que el de Baasa, ¿Qué le ocurrió a Asa para no buscar la ayuda del Eterno?

El mensaje que nos trae este rey de Judá nos muestra lo débil que podemos llegar a ser cuando por “nuestro orgullo” y cuando por poner la “confianza  en nuestra propia sabiduría” nos apartamos del  rostro de YHVH y evitamos incluirlo en nuestros asuntos, tendiendo también  a rechazar la corrección enviada por el Eterno y dejando que nuestro orgullo se encargue de justificar banalmente nuestro proceder con falsas escusas llenas de mal humor y arrogancia arruinando toda nuestra obra.

013-asa-baasha

Es curioso que el rey Asa muera a causa de que sus pies estaban en estado de putrefacción por lo que a su entierro llenaron su ataúd con muchas esencias olorosas para tratar de tapar el hedor:

He aquí una manera muy respetuosa de describir su funeral:

2 CRÓNICAS

16:14 Y lo sepultaron en los sepulcros que él había hecho para sí en la ciudad de David; y lo pusieron en un ataúd, el cual llenaron de perfumes y diversas especies aromáticas, preparadas por expertos perfumistas; e hicieron un gran fuego en su honor.

Se recomienda leer el resto de los detalles de su historia en  Reyes 15: 9-24, 2 Crónicas 14:1 a 16:14

isaias 52

Fuentes y agradecimiento:
Diccionario Ilustrado de la Biblia. Editorial Caribe
http://www.iglesia.net/
http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200001852?q=hanani&p=par