El verter de las aguas y Estanque de Siloé

v-gilbert-and-arlisle-f-beers-pool-of-siloam-source-visual-bible-alive

En el Talmud, tratado Sukot, se nos habla de una ceremonia que se realizaba en la ciudad de Yerushalaim (Jerusalén), específicamente en la festividad de Sukot. Esta ceremonia es llamada “Nisui Hamaím” que quiere decir “el verter de las aguas”.

En esta ceremonia los levitas con una vasija de oro tomaban agua del Estanque de Siloé y la llevaban al Templo para verterla sobre el altar. Esta ceremonia estaba rodeada de mucha alegría y festejos que involucraba a toda la ciudad, creando por así decirlo una festividad dentro de la festividad de Sukot, esta festividad la llamaban “Simjat bel Hashoeva” que quiere decir la alegría de la ofrenda de las aguas, Música, cantos y danzas eran el común denominador en las calles de Yerushalaím, todo esto alrededor de la ceremonia del verter de las aguas.

Los habitantes de la ciudad acompañaban a los levitas en su recorrido, haciendo de él un desfile lleno de música, cantos y danza, en donde participaban todos los estratos sociales del pueblo en Yerushalaím, especialmente los sabios y profetas que en ese día cantaban y danzaban juntamente con todo el pueblo, todos unidos por una misma alegría, la alegría de la ofrenda de las aguas, “simjat bel hashoeva”. Según la tradición en una festividad de “Simjat bel hashoeva” el profeta Yoná recibió la ruaj (el espíritu) de profecía.

p041_0_01_01

A un lado podemos ver la parte sur de un mapa de Yerushalaim del primer siglo, la parte superior corresponde a la parte norte, en donde está la letra “A” es el Monte Moría, sobre el cual estaba edificado el Templo y ahora está el Domo de la Roca, la parte amarilla representa la parte interior del muro que rodeaba la ciudad. En la parte baja del mapa podemos apreciar la letra “E”, ese rectángulo es la ubicación del Estanque de Siloé, el recorrido del que hablamos arriba es desde el Templo “A” hasta este punto “E”, esta parte de la ciudad en donde está el Estanque, es la conocida como Ciudad de David, porque esa parte era la ciudad que conquistó David, y de allí la ciudad se fue extendiendo hasta que en al primer siglo de la Era Común llegó a ser toda la parte de color amarillo.

En la parte izquierda inferior amarilla del mapa, es el Monte Tzión, en el Estanque de Siloé se recaudaba agua que probenía de una fuente de aguas naturales que estaba en la parte exterior del muro, esta fuente se llama Guihón, también llamado como “Fuente de la Virgen señalada en el mapa con el númeral “13”, El rey Jisquiyá (Ezequías) construyó un acuaducto para meter las aguas de la fuente Guihón a la ciudad (2 Crónicas 32:30), ese acueducto está señalado en el mapa con el número “14”. De esa manera en tiempo de guerra, el pueblo podría permanecer dentro de sus murallas con suficiente abastecimiento de agua para todo el pueblo, el tiempo que la guerra durara.

Esta fuente de Guihón o Fuente de la Virgen tiene una connotación histórica y espiritual muy importante, ya que al parecer en ese lugar se ungía a los reyes de Israel, como se hizó con el rey Salomón;

I Reyes 1:32-34

“Y el rey David dijo: Llamadme al sacerdote Sadoc, al profeta Natán, y a Benaía hijo de Joiada. Y ellos entraron a la presencia del rey. Y el rey les dijo: Tomad con vosotros los siervos de vuestro señor, y montad a Salomón mi hijo en mi mula, y llevadlo a Gihón; y allí lo ungirán el sacerdote Sadoc y el profeta Natán como rey sobre Israel, y tocaréis trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón!


Tan especial eran esas aguas de Guihón para el pueblo, que se creía que tenían propiedades no sólo curativas sino altamente espirituales, estamos hablando de propiedades Divinas (Juan 9:6-11), y el Estanque de Siloé era donde se recaudaban esas aguas dentro de la ciudad amurallada de Yerushalaim.

9:6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 
9:7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es Enviado  – Ve a las aguas del Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo. 
9:8 Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba? 
9:9 Unos decían: El es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy. 
9:10 Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos? 
9:11 Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé (Ve al Enviado), y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista. 

Para el pueblo de Israel éstas aguas que se sacaban del Estanque de Siloé eran tan especiales que hasta eran conocidas como “aguas de Salvación”, tanto así que el profeta Isaías se refiere a ellas como símbolo de la salvación del Eterno, él lo expresó de la siguiente manera:

Isaías 8:6-8

“ Por cuanto desechó este pueblo las aguas de Siloé (rechazó al Enviado), que corren mansamente, y se regocijó con Rezín y con el hijo de Remalías; he aquí, por tanto, que el Señor hace subir sobre ellos aguas de ríos, impetuosas y muchas, esto es, al rey de Asiria con todo su poder; el cual subirá sobre todos sus ríos, y pasará sobre todas sus riberas; y pasando hasta Judá, inundará y pasará adelante, y llegará hasta la garganta; y extendiendo sus alas, llenará la anchura de tu tierra, oh Emanuel.”

La creencia del pueblo de Israel, es que en la festividad de Sukot desciende la Ruaj del Eterno (espíritu del Santo), la cual puede ahora morar en Su pueblo, luego de que el pueblo ha sido juzgado en Yom Terúa y a sido perdonado en Yom Kipur, esto es el haber completado un proceso de purificación, es entonces que el pueblo se ha limpiado como vasija y está listo para recibir una Ruaj que antes no podía recibir. Todo esto está expresado en la ceremonia Nisui Hamaím, donde el agua alegoricamente representa a la ruaj (espíritu), ya que el agua llena todo espacio y lo vivifica al igual que la ruaj, y así como el agua desciende siempre hasta los niveles más bajos, la Ruaj también tiene como propósito llenar los niveles más inferiores de existencia, solo que para eso el hombre tiene que hacerle espacio por medio de la purificación y la santidad.

03siloevasca
Es de suma importancia el hacer ver que los sabios del pueblo de Israel que instituyeron la ceremonia Nisui Hamaím, definitivamente la elaboraron de tal manera que expresara su fe, o su creencia para Sukot y de una manera didáctica la expresaron al pueblo por medio de dicha ceremonia. En esa ceremonia se toma agua del Estanque de Siloé, o sea de las aguas de la salvación (como se les conocía), las cuales venían de Guijón o “fuente de la virgen” que era el lugar escogido para ungir a los reyes de Israel. Estas aguas eran llevadas al altar de bronce en el patio del Templo, esto señala un sacrificio, pero el hecho de que estas aguas no llegaran más allá del patio, o sea que nunca entraban al lugar santo (kadosh) o el lugar Santísimo (kadosh Hakadoshim) como todo lo que era sacrficado en el Templo, nos habla de un sacrificio exterior.

¿TENDRA QUE VER ESTO CON EL MESÍAS?

Los sabios nos dejaron codificado en la ceremonia “Nisui Hamaím” es la venida de un espíritu salvador que ellos entendían que vendría en una festividad de Sukot, espíritu que tendría que ser sacrificado para tal efecto, por eso se lleva el agua al altar del Templo, tal y como se esperaba que Mashiaj, como siervo sufriente, tenía que ser sacrificado por el pecado del pueblo, y este espíritu salvador vendrá al igual que las aguas del Estanque de Siloé, de una virgen, ya que la fuente Guihón de donde se alimenta de agua el Estanque de Siloé es conocido como “la fuente de la virgen”, como lo dejo escrito también codificado el profeta Isaías con la palabra hebrea “almá” en Isaías 7:14.

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen (Almá) concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

Definitivamente habla del Mashiaj, el Rey de Israel, eso también lo vemos con el hecho histórico que en esa fuente se ungían a los reyes de Israel.


Y no solo eso, es un hecho importante que la “tradición” del pueblo de Israel mencione que en una fiesta “
simjat bel hashoeva”, el profeta Yoná (Jonás) haya recibido el espíritu de profecía, ya que la misma tradición pero del lado místico, dice que el profeta Yoná es el Mashiaj ben Iosef, por eso Su Majestad Yeshua les dijo que solo se les daría la señal del profeta Yoná, ya que la enseñanza mística del pueblo señala al profeta como el Mashiaj ben Iosef, con esto los sabios hacen una conexión más entre el mensaje de esta festividad y el Mashiaj ben Iosef.


De esta manera vemos como dentro de la Tradición del pueblo de Israel, se creía o se esperaba el nacimiento del Mashiaj en una festividad de Sukot (tabernáculos) tal y como sucedió, ya que Su Majestad Yeshua nació en una Suka (cabaña), palabra mal traducida por la mente greco-romana como “pesebre”.

Todo esto quedo expresado en la ceremonia tradicional de Sukot llamada “Nisui Hamaím” que quiere decir “el verter de las aguas”, las aguas de salvación, las aguas del Estanque de Siloé. Es por eso que en el Shabat de la festividad de Sukot, nosotros celebramos y/o recordamos el nacimiento y o venida de Su Majestad Yeshua como el Mashiaj ben Iosef, con alegría al igual que antes se hacía en la festividad de la “alegría de la ofrenda de las aguas”.

Por otro lado, el evangelio de Yohanan (Juan) narra una situación muy especial que sucedió en una fiesta de sukot, cuando  Yeshua descendió a Jerusalén y enseñaba su sana doctrina, el mencionó unas palabras muy importantes, que nuevamente lo relacionan a él con las aguas, precisamente en una festividad de Sukot.

Jua 7:37

En el último y gran día de la fiesta, Yeshua se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.


Jua 7:38

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

800px-manantial_de_fuenmayor-e1362561600558

Fuente:
http://comunidadbetor.org/estanque_de_silo.html#.VvsJi9LhB1u