Hijo y heredero de Salomón, recibió el reino unificado de Judá e Israel, pero no fue bien recibido por los israelitas (las tribus norteñas). Tuvo que acudir a Siquem a recibir la corona de Israel de manos de los ancianos. Según el relato de I Reyes 12: 1-24, el encuentro comenzó con la queja de los ancianos de la pesada carga y el yugo que les había impuesto Salomón, pidiendo al nuevo rey que les aliviara esos tributos económicos. Roboam, en

contra de la opinión de sus consejeros de mayor edad, aceptó el consejo de los jóvenes de su edad y rechazó con dureza la petición, por lo que los israelitas se sublevaron y se apartaron de la dinastía de la Casa de David, proclamando rey a Jeroboam I.

1 REYES

2:12 Al tercer día vino Jeroboam con todo el pueblo a Roboam, según el rey lo había mandado, diciendo: Volved a mí al tercer día.

12:13 Y el rey (Roboam) respondió al pueblo duramente, dejando el consejo que los ancianos le habían dado;

12:14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones.

12:15 Y no oyó el rey al pueblo; porque era designio de Jehová para confirmar la palabra que Jehová había hablado por medio de (el profeta) Ahías silonita a Jeroboam hijo de Nabat.

12:16 Cuando todo el pueblo vio que el rey no les había oído, le respondió estas palabras, diciendo: ¿Qué parte tenemos nosotros con David? No tenemos heredad en el hijo de Isaí. ¡Israel, a tus tiendas! ¡Provee ahora en tu casa, David! Entonces Israel se fue a sus tiendas.

Ante esa situación Roboam se vio obligado a huir precipitadamente a Jerusalén en su propio carro de combate. En adelante, la casa davídica reinaría sólo en la casa de Judá,  con las tribus de Judá y Benjamín, aunque el reinado sería más largo y estable que el de las 10 tribus restantes (Casa de Israel), que estaría sometido a una sucesión, a menudo violenta, de reyes y dinastías.

12:17 Pero reinó Roboam sobre los hijos de Israel que moraban en las ciudades de Judá.

12:18 Y el rey Roboam envió a Adoram, que estaba sobre los tributos; pero lo apedreó todo Israel, y murió. Entonces el rey Roboam se apresuró a subirse en un carro y huir a Jerusalén.

Se recomienda leer su historia en 1 Reyes 11:42 – 14:31 y 2 Crónicas capítulos 10 y 11

Roboam reinó por 17 años (930 a.C.-913 a.C) desde que se dividió el reino siendo el primero de una larga lista de reyes que reinarían únicamente en la “Casa de Judá” guardando siempre la línea de descendencia de David. Tenía 41 años cuando comenzó su reinado, su madre fue una amonita llamada Naama que quiere decir: “agradable”, “encantadora” o “complaciente”.

2010053122512800000405350000075723

Roboam heredó los profundos resentimientos que el gobierno dictatorial y despótico de su padre había producido especialmente entre las tribus del norte. La institución de trabajos forzados que su padre, el Rey Salomón había impuesto, reñía abiertamente contra el amor a la libertad de los israelitas. Los gravámenes e impuestos se habían tornado insoportables y, en consecuencia, era natural que los conatos de rebelión, que Salomón había logrado sofocar a tiempo debido a la estricta vigilancia y organización de que disponía, surgieran con mayor fuerza una vez muerto él. Jeroboam mismo, quien durante el ascenso de Roboam liderizó a Israel hacia la rebelión, se había levantado antes contra Salomón y se había salvado refugiándose en Egipto. Para fines del reinado de Salomón el imperio había comenzado a desmembrase, Damasco en el Norte y Edom en el Sur habían reconquistado su libertad antes de la muerte de Salomón.

roboam-242x300

Así cuando entonces Roboam asciende al trono, ya existía un ambiente de desintegración. Y todo esto hubiera podido enderezarse  si Roboam hubiera hecho honor a su nombre que significa “Sea el pueblo ensanchado”, pero optó por manifestarse con carácter juvenil e irresoluto. La prueba máxima de ese carácter de Roboam y de su habilidad para gobernar no se hizo esperar: apenas había sido coronado en Jerusalén como sucesor de Salomón, todo Israel se reunió en Siquem para coronarlo también, pero sería coronado después de hacerle ciertas demandas. La repuesta de Romboam mostró su falta de responsabilidad y su actuación posterior su falta de carácter. El cronista describe dramáticamente la ovbia decadencia en que había entrado el reino cuando dice: “En lugar de los escudos de oro, hizo Roboam escudos de bronce”.

En el futuro, ambos reinos se enfrentarían frecuentemente, lo que aprovecharían los Estados enemigos vecinos. Así, en el quinto año de reinado de Roboam, se produjo la invasión del faraón Sheshonq I, que pudo saquear el Templo de Jerusalén.

Sheshonq I

sheshonq3_1137x1525

De origen libio, el faraón Sheshonq I emprendió en el año 925 a.C. una campaña contra Israel y Judea en la que conquistó y saqueó Jerusalén. Luego hizo grabar su gran victoria en los muros del templo de Karnak

La política exterior de Sheshonq I también fue enérgica. Su objetivo era recuperar el prestigio internacional y la influencia política y económica que Egipto había tenido en el Próximo Oriente durante el Imperio Nuevo, y para ello se sirvió tanto de la diplomacia como de la fuerza.

El acontecimiento que marcó el reinado de Sheshonq fue, sin duda, la expedición que realizó contra Israel y Judea. El hecho se recoge en la Biblia hebrea, en los libros de Crónicas y de los Reyes, así como en una estela conservada en el templo de Amón en Karnak. Según esta última fuente, el asesinato de unos egipcios a manos de extranjeros desencadenó la campaña de represalia contra los judíos por parte del faraón. La Biblia, en cambio, nos muestra las causas del conflicto desde el punto de vista de los judíos.

TEMPLO DE KARNAK

sheshonq1_2000x1331

E hizo Roboam lo malo ante YHVH y después de reinar por 17 años, Roboam muere y fue sepultado en la Ciudad de David.

2 de crónicas 12:13-17

32:13 Fortalecido, pues, Roboam, reinó en Jerusalén : y era Roboam de cuarenta y un años cuando comenzó a reinar, y diecisiete años reinó en Jerusalén , ciudad que escogió Jehová de todas las tribus de Israel, para poner en ella su nombre. Y el nombre de la  madre de Roboam fue Naama amonita. 
12:14 E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová. 
12:15 Y las cosas de Roboam, primeras y postreras, ¿no están escritas en los libros del profeta Semaías y del vidente Iddo, en el registro de las familias? Y entre Roboam y Jeroboam hubo guerra constante.
12:16 Y durmió Roboam con sus padres, y fue sepultado en la ciudad de David: y reinó en su lugar Abías su hijo. 

PROFETA:

AHIAS: Profeta que protestó contra la idolatría del Rey Salomón y profetizó, simbólicamente, la división  consecuente del Reino de Israel.Rompió la capa nueva en doce pedazos y entregó 10 a Jeroboam quién para evadir la ira de Salomón se refugió en Sisac Rey de Egipto. (1 Reyes 11:40)

11:30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos
11:31 y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque así dijo Jehová Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón, y a ti te daré diez tribus; 
11:32 y él tendrá una tribu por amor a David mi siervo, y por amor a Jerusalén, ciudad que yo he elegido de todas las tribus de Israel; 
11:33 por cuanto me han dejado, y han adorado a Astoret diosa de los sidonios, a Quemos dios de Moab, y a Moloc dios de los hijos de Amón; y no han andado en mis caminos para hacer lo recto delante de mis ojos, y mis estatutos y mis decretos, como hizo David su padre. 

……

11:40 Por esto Salomón procuró matar a Jeroboam, pero Jeroboam se levantó y huyó a Egipto, a Sisac rey de Egipto, y estuvo en Egipto hasta la muerte de Salomón. 

Cuando Jeroboam (siendo Rey de la casa de Israel) también se volvió idolatra, Ahías profetizó  la extinción de la Casa de Israel y el cautiverio de Israel (1 Reyes 14:6-16)

salomc3b3ndedicacion-del-templo-960x350

Fuentes y agradecimiento:
Diccionario Ilustrado de la Bíblia. Editorial Caribe.
https://es.wikipedia.org/wiki/Roboam
http://desdelavegardubsolis.blogspot.com/2014/11/el-faraon-que-conquisto-jerusalen.html