El mundo está en riesgo de hambrunas generalizadas “de proporciones bíblicas” causadas por la pandemia de coronavirus, advirtió la ONU.

David Beasley, jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), dijo que se necesitaban medidas urgentes para evitar una catástrofe.

Un informe estima que el número que padece hambre podría pasar de 135 millones a más de 250 millones.

Los más expuestos están en 10 países afectados por conflictos, crisis económica y cambio climático, dice el PMA.

El cuarto Informe mundial anual sobre crisis alimentarias destaca a Yemen, la República Democrática del Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía, Sudán del Sur, Sudán, Siria, Nigeria y Haití.

En Sudán del Sur, el 61% de la población se vio afectada por la crisis alimentaria el año pasado, según el informe.

Incluso antes del golpe de la pandemia, partes de África Oriental y Asia del Sur ya se enfrentaban a una grave escasez de alimentos causada por la sequía y las peores infestaciones de langostas en décadas.

Yemen: la mayor emergencia humanitaria del mundo
Cómo una langosta se convierte en una plaga
Venezuela: la crisis obliga a las madres a regalar a sus bebés
Al dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU durante una video conferencia, Beasley dijo que el mundo tenía que “actuar sabiamente y actuar rápido”.

“Podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses”, dijo. “La verdad es que no tenemos tiempo de nuestro lado”.

En un llamado a la acción, agregó: “Creo que con nuestra experiencia y nuestras asociaciones, podemos reunir a los equipos y los programas necesarios para asegurarnos de que la pandemia de Covid-19 no se convierta en una catástrofe de crisis humana y alimentaria”.

Un chequeo de realidad

El jefe del PMA, que acaba de recuperarse de Covid-19, comenzó su sesión informativa del Consejo de Seguridad diciendo “perdón por hablar sin rodeos”. No hay contundente lo que podría suceder en un mundo que enfrenta, incluso antes de esta crisis de salud global, lo que David Beasley llamó la peor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial.

En una entrevista, también expresó temor de que 30 millones de personas, y posiblemente más, pudieran morir en cuestión de meses si la ONU no asegura más fondos y alimentos. Pero este también es un mundo en el que los donantes se están recuperando del elevado costo financiero de sus propias crisis de Covid-19.

Beasley dice que nadie le dijo que le darían la espalda a los más vulnerables. Pero admitió que primero tendrían que hacer un balance en casa. Advirtió que el caos en otros lugares podría dar la vuelta al mundo.

Su advertencia contundente: “De una forma u otra, el mundo pagará por esto”. Es mejor trabajar juntos, dice, sobre la base de los hechos, no del miedo.

El economista principal del PMA, Arif Husain, dijo que el impacto económico de la pandemia era potencialmente catastrófico para millones de personas “que ya están colgadas de un hilo”.

“Es un golpe de martillo para millones más que solo pueden comer si ganan un salario”, dijo en un comunicado.

“Los bloqueos y la recesión económica mundial ya han diezmado sus ahorros. Solo se necesita un choque más, como Covid-19, para llevarlos al límite. Debemos actuar colectivamente ahora para mitigar el impacto de esta catástrofe global”.

A principios de este mes, este PMA dijo que estaba destinado a reducir a la mitad la ayuda a partes del Yemen devastado por la guerra y controlado por rebeldes hutíes debido a una crisis de financiación.

Dijo que algunos donantes habían detenido su ayuda por la preocupación de que las entregas estaban siendo obstruidas por las fuerzas hutíes.

El PMA alimenta a más de 12 millones de yemeníes al mes, el 80% de los cuales se encuentran en áreas controladas por las fuerzas hutíes.

Pagina Oriignal:

https://www.bbc.com/news/world-52373888