Shin/Sin- Alfabeto Hebreo- 300

shin1

SHIN es la letra 21 del alfabeto hebreo y su valor es 300. En el hebreo pictográfico SHIN se dibujaba  Dibujoy en el hebreo bíblico shin.

Su significado:  Cambio, Revelación Divina, Dientes, Moler, Fuego Purificador.

1 CORINTIOS

3:10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. 
3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 
3:12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 
3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego(SHIN) será revelada(SHIN) ; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego(SHIN)  la probará

3:14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 
3:15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego(SHIN)

SHIN/SIN es el “Fuego Purificador” que desintegra lo que no sirve y al mismo tiempo refina(Purifica) lo que  permanece, como el oro que se refina en fuego. A través de las Escrituras vemos direfentes grados de SHIN, desde Macro hasta uno Micro. Personalmente pienso que toda la creación está sujeta a SHIN (Cambio) constante.

APOCALIPSIS

3:18 Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego (SHIN), para que seas rico, y vestiduras blancas para que te vistas, y no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas (Revelación-SHIN).

ISAIAS

48:10 He aquí te he purificado (SHIN), y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción (fuego-SHIN)

1 PEDRO 1:6-7

 “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas (PURIFICADOS EN FUEGO), para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego (SHIN), sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,”

Cuando somos pasados por “pruebas” el Eterno tiene preparado para nosotros una enseñanza que desea que asimilemos. Para ello, primero se nos envía una situación adversa que nos debe afectar, que puede hasta descontrolarnos y activar una serie de “sentimientos” que comienzan por opacar nuestra visión y entendimiento de la situación, produciendo ignorancia en la comprensión  y aceptación de la prueba que ha llegado a nuestra vida y generando en nosotros una cantidad considerable de quejas. No es sino hasta cuando esos sentimientos que aparecieron son menguados hasta casi desaparecer, que podemos comenzar a “ver” (Revelación- SHIN) lo que Dios quiere cambiar (SHIN) en nosotros, y cuando aceptamos la situación adversa, y ponemos atención a la voz de Dios,  es cuando la  “Revelación”(SHIN) llega, la queja cesa  y ocurre un cambio (SHIN), algo es echado fuera y otro “algo” nuevo aparece y se afirma, conceptos errados mueren y nacen conceptos correctos alineados a la Torah que se afirman o brillan en nosotros.  A este proceso que comúnmente llamamos “pruebas” se le conoce también como “pasado por fuego”, “pasado por SHIN”, “Bautizo de Fuego” o “purificados por el fuego”.

Cuando estamos siendo pasados por prueba o tribulación, y “aceptamos la corrección”, y después que hayamos tenido la Revelación y asimilado la enseñanza,  se produce el “cambio”(SHIN), y esto quiere decir que en ese momento comenzamos a dar FRUTO. Al haber fruto se evidencia que la medida de “autoridady de “sabiduría”que Dios tenía preparada, fue formada en nosotros, en ti y en mí. Dar fruto es andar en la Ley “REVELADA (SHIN)”,  y la ley es autoridad.

Es cuando logramos comprender el significado de esta letra que podemos conocer lo que significan las palabras de Juan (bautista) teniendo en cuenta que el bautismo es un “RITO DE PURIFICACIÓN”:

MATEO

3:11 Yo a la verdad os bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitarle las sandalias; El os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego (SHIN).

Ser bautizados con fuego es ser “Purificados por el fuego”, ser “Bautizados en fuego”.

Las lenguas de fuego(SHIN) que se posaron sobre las cabezas de los que estaban en el aposento alto el día de Shavout (Pentecostés) fue señal de que el Eterno había comenzado su purificación (Bautizo en fuego) por medio de las “pruebas” o situaciones adversas, también conocidas como tribulaciones. Purificación, porque la Torah ahora comenzaría a “ESCRIBIRSE” en la mente y en los corazones del creyente comenzando por la casa de Judá y extendiéndose luego a las ovejas perdidas de la casa de Israel y a los gentiles, tal cual había sido prometido. Ahora ellos comenzarían a ver cambios en su manera de pensar y de vivir, a tener revelación de lo que tenían que desechar de sus vidas y revelación de lo “nuevo” que estaba formándose en ellos, comenzarían a dar frutos, y esos cambios brillarían en ellos. Las Escrituras que habían conocido desde que nacieron ahora tendrían significado y vida en ellos.

JEREMÍAS

31:33 Pero este es el “pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley EN SU MENTE, y la ESCRIBIRÉ EN SU CORAZÓN; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 

Dibujo2

MATEO

20:21 El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.
20:22 Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo (fuego purificador- tribulaciones)  con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos.

20:23 El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo (fuego purificador)  con que yo soy bautizado (soy purificado), seréis bautizados (seréis purificados); pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.

1 PEDRO

4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego (SHIN) de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 
4:13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los “PADECIMIENTOS” de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría

SANTIAGO

1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas (SHIN- purificación por fuego)
1:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 
1:4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales (SHIN- cambio), sin que os falte cosa alguna. 
1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 

Porque en este proceso (SHIN) debe “fortalecerse” el vínculo comunicacional entre el creyente y el Creador, ya que sólo El responde y despeja  nuestras dudas, aclara nuestras mentes y NOS REVELA  tanto lo que ocurre  como lo que necesitamos hacer o saber para llegar a la culminación de la purificación de acuerdo a su corrección, de acuerdo al área de nuestra vida que fue afectada.

En tanto LAMED (AGUIJÓN) es el estímulo (EXTERNO), la herramienta que el Eterno utiliza para que se produzca un cambio, es la corrección y la dirección de Dios que ocurre externamente,   la “situación que nos afecta” y que estimula a un cambio (Repito, es la  situación externa),   SHIN,   es la “PURIFICACIÓN” que ocurre en el proceso   durante “todo el tiempo de prueba o situación que nos afecta (LAMED)” hasta lograr el cambio internamente (PROCESO INTERNO- MENTE Y CORAZÓN). Uno va tomado de la mano con el otro,  uno no funciona sin el otro, SHIN no funciona sin LAMED. En vano pasamos por la prueba o tribulación(LAMED) si no hay Fuego (SHIN) que revele, consuma la impureza o el concepto errado, cambie nuestra visión  y refine la medida de sabiduría que fue formada interiormente.

SHIN también lo podemos ver a nivel MACRO, de naciones, reinos, pueblos y los conocemos como juicios porque SHIN es al mismo tiempo FUEGO CONSUMIDOR (Por un lado destruye) y FUEGO PURIFICADOR (Por otro lado construye o purifica , forma). Tenemos de ejemplo a Egipto con las 10 plagas, éstas fueron el LAMED (Situación externa) que procuró realizar un cambio en Faraón y  el pueblo egipcio como también en el pueblo israelí ya que estos últimos no creían  en Moisés en el comienzo. Las 10 Plagas fueron el Aguijón (ESTIMULO-LAMED), en cambio, la transformación en los corazones de una buena parte de los egipcios, y también en los israelitas fue debido a que SHIN (Fuego consumidor y purificador, Revelación , Cambio) hizo que internamente ocurriera el cambio hasta que estuvieron preparados  para salir  de Egipto. Preparados Faraón junto con los que lo apoyaban para dejar salir a Israel, como preparados los egipcios e israelies que finalmente saldrían de la tierra de Egipto.

Dios se refiere a que la destrucción de la tierra es por fuego (SHIN):

 1PEDRO

3:10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas
3:11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir
3:12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 
3:13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

Acepta y entiende cuando aparece en tu vida una situación adversa, prueba, tribulación (LAMED), es cuando tienes que aceptar pasar por  SHIN (Purificación por fuego – Pacto- Cambio)  porque  un cambio interior quiere hacer El Eterno para llevarte a un nivel mas alto. Acepta EL “Bautismo en Fuego”, “la purificación en Fuego”.

Muchas veces pensamos que con sólo creer que Yeshúa (Jesús) es el hijo de Dios tenemos todo lo demás sin esfuerzo, y con el tiempo notamos que se nos hace tan difícil el camino y nos sentimos  pecadores, nos cuesta mucho cambiar y la fe comienza a nublarse, oramos sin fe, dudando, sintiendo que no somos  merecedores de algo bueno, de escucharnos o de que Dios se manifieste con su respuesta por cualquier oración que hagamos. Entonces caemos y recaemos en depresiones y decimos “Hoy amanecí con las alas caídas”, y esta depresión nos va llevando nuevamente al mundo y a alejarnos del Eterno, a dejar de orar, de leer las Escrituras. Una y otra vez nos ocurre esto, una y otra vez caemos en el hueco y nos cuesta mucho salir de allí. Estamos entonces en una zona peligrosa y vulnerables a cualquier ataque del adversario para tumbarnos y sacarnos del camino totalmente, tenemos puertas abiertas para invitar a pasar cualquier viento de doctrina que suene bonito y nos “haga pensar” que esa doctrina viene de Dios y terminamos nuevamente engañados. Pasamos meses o años yendo a la iglesia sin falta y de pronto….dejamos todo, porque nos llegó “la prueba”, una prueba fuerte,  y no entendimos que es parte importante y necesaria de nuestra entrega y crecimiento espiritual. Esto ocurre porque no tenemos claro el propósito de Dios en nuestra vida y en esta tierra,  porque poseemos conceptos que no se corresponden con la Palabra de Dios, conceptos adulterados que no tienen ningún poder para hacer que demos frutos dignos de arrepentimiento.  ( leer Mateo 13:1-9).

Cuando ENTENDEMOS que cada situación adversa externa (LAMED) que nos llega es porque Dios quiere formarse en nosotros, brillar en nuestro rostro, fundirse en nosotros y “hacernos a su imagen y semejanza” tal cual digo el día 6 de la creación, entonces es cuando voluntariamente aceptamos de parte de Dios cualquier “prueba” cuando  llega a nuestras vidas, y COLABORAMOS con El manteniendo un fuerte vínculo de comunicación (oración), leyendo y escudriñando las Escrituras en busca de sabiduría, analizando la situación adversa en busca de la información  que sumado a la revelación de su Ley y al conocimiento de Dios finalmente producirá el cambio (SHIN). Todo esto porque nuestra añoranza, nuestro deseo mas intenso debe ser el ser hechos a SU IMAGEN Y SEMEJANZA y esto significa que su Ley esté siendo formada en nosotros.  Y formada en nosotros significa revelada y asimilada” en nuestras mentes y corazones, ESCRITAS EN EL CORAZÓN, significa que cuando dejamos de mentir, robar, matar, envidiar, dudar… y en cambio obramos debidamente y de a cuerdo a Su Ley (a su corrección), estamos dando “Fruto”, el fruto  es “por señal” a nosotros de la “seguridad” que debemos de tener para que le pidamos confiadamente lo que necesitemos para nuestro crecimiento y nos será concedido, porque estamos pidiendo para ser corregidos, para tener revelación y cambio, ya no nos sentiremos apuntados y no merecedores sino que ahora tenemos el “conocimiento”, ahora entendemos que se necesita orar para poder lograr el cambio, se necesita mantener esa comunicación con el Padre para recibir “la sabiduría”, “la revelación” que necesitamos para cambiar (SHIN),… de otra manera, ¿Cómo sabrías por donde ir, si no sabes para donde vas?

SANTIAGO

1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 
1:6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 
1:7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 
1:8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos

SANTIAGO

1:19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 
1:20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. 
1:21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. 
1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 
1:23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 
1:24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 
1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. 

Acepta que el Eterno ESCRIBA SU LEY EN TU CORAZÓN (haga pacto)….. aunque mientras la escriba te duela!

JEREMÍAS

31:33 Pero este es “el pacto” que haré con la casa de Israel después de aquellos días dice Jehová: Daré mi ley EN SU MENTE, y la ESCRIBIRÉ EN SU CORAZÓN; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

YESHUA (JESÚS) vino a derramar FUEGO:

LUCAS

12:49 Fuego (SHIN) vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido?

Resumiendo, SHIN es Fuego consumidor, Fuego Purificador, Cambio, Revelación que ocurren internamente porque Dios escribe Su Torah en tu corazón, es la preparación en la constitución del Reino de Dios. Estamos siendo formados, preparados, para ser ciudadanos del Reino. La Ley de Dios que estaba fuera en forma de letras y palabras (La Torah) ahora está siendo formada en nosotros para ser UNO (ALEF) con nosotros.

JUAN

17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. 
17:22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 
17:23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. 

SALMO

SIN (SHIN)
119:161 Príncipes me han perseguido sin causa,
Pero mi corazón tuvo temor de tus palabras.
119:162 Me regocijo en tu palabra
Como el que halla muchos despojos.
119:163 La mentira aborrezco y abomino;
Tu ley amo.
119:164 Siete veces al día te alabo
A causa de tus justos juicios.
119:165 Mucha paz tienen los que aman tu ley,
Y no hay para ellos tropiezo.
119:166 Tu salvación he esperado, oh Jehová,
Y tus mandamientos he puesto por obra.
119:167 Mi alma ha guardado tus testimonios,
Y los he amado en gran manera.
119:168 He guardado tus mandamientos y tus testimonios,
Porque todos mis caminos están delante de ti.

Presentación1