fotolia_5605970_xs-350x214

LAMED la letra número 12 del alfabeto hebreo y su valor es 30, el significado de esta letra hebrea es muy enriquecedora, su forma en el hebreo pictográfico es Dibujoy en el hebreo bíblico es LAMED.

Su significado: Vara, aguijón, dirección y corrección (control), autoridad.

¿Qué riqueza nos aporta LAMED?

AGUIJÓN”

HECHOS

9:1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 
9:2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. 
9:3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 
9:4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
9:5 El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el “aguijón”

arado

Como podemos observar LAMED está íntimamente relacionado con ALEF (el Lider y el Yugo) ya que LAMED (El Aguijón) se coloca en el yugo del buey y, en el sentido espiritual, es necesario para poder caminar por el camino del Mesías, el camino de la Torah.

El Aguijón (LAMED) representa la Ley (Torah) y también representa la situación adversaria donde tenemos que aprender o poner en practica esa Ley,  la cual es la que nos direcciona y corrige estimulándo a seguir el camino de la enseñanza cada vez que se nos presenta una prueba de vida, una situación que nos afecta, grande o pequeña,  y esto es diariamente.

En Agricultura, después de las primeras lluvias que son las que quebrantan la tierra seca y endurecida transformándola en tierra suave, es cuando se usan los bueyes para arar la tierra.  Se revisa el yugo para saber si se adapta bien a los bueyes y si no es muy pesado ya que el yugo pesado o deforme causa daño al animal quitándole la piel y formando una herida. También se prepara y afila la punta o aguijón (LAMED) para que pueda hacer el trabajo de estimular a los bueyes para el trabajo, así como “las espuelas” estimula al caballo para que aligere el paso cuando sea necesario. El Aguijón va agarrado con la mano izquierda  a fin de poder el hombre estimular al buey cuando se requiera. Este Aguijón sirve para estimular a los bueyes picoteándolo con su punta en las patas posteriores hasta que el buey coopera, y además para introducir el aguijón en la tierra y abrir surcos y remover la tierra antes de sembrar. El hombre tiene que estar muy pendiente de este aguijón, de cuando usarlo para estimular, cuando usarlo para surcar y con que intensidad debe apoyarse sobre él para lograr un surco correcto.

LUCAS

9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira “hacia atrás”, es apto para el reino de Dios. 

Creo que al leer Uds. Esta información, podrán entender que las situaciones desagradables que llegan a nuestras vidas y nos afectan, no son por orden del “Diablo” (como muchos entienden), sino que son situaciones controladas y enviadas por nuestro Padre para “estimular” (LAMED) nuestra corrección y,  direccionarnos hasta formarnos en autoridad.

tiempo29

 

Veamos cómo se lee el versículo 5 si le ponemos su otro sinónimo bíblico:

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces (Herirte) contra la dirección y corrección.

¿Cuál dirección y corrección?

El “Celo”  por defender las cosas de Dios, lo hacía respirar aires de amenazas y muerte, creyendo cumplir así con la ley de Dios. Pablo fue formado a los pies de Gamaliel (Fariseo y ALEF de Saulo),  formación que era algo contraria a lo que creía el Sanedrín,  no coincidían en ciertos puntos con la doctrina. Dos fuerzas dentro de él que se  encontraron en conflicto, dos doctrinas en guerra, pues el Sumo Sacerdote  no creía en la resurrección en cambio los Fariseos si. Hacer lo que decía el Sumo Sacerdote que era la máxima autoridad religiosa y a quién Saulo estaba obligado a obedecer lo estaba llevando sentir y desear amenazar y matar.

HECHOS

22:3 Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros. 

HECHOS         

23:6 Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga. 
23:7 Cuando dijo esto, se produjo disensión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió. 

23:8 Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas. 

El punto vulnerable de Pablo (la debilidad de Pablo, la duda de a quién sujetarse y obedecer) estaba a punto de “ser cambiada”, estaba a punto de ocurrir una definición doctrinal que cambiaría su destino y su obra (trabajo), pero este “cambio” no es LAMED, LAMED es lo que”produce” el cambio, es la corrección, es la dirección . Es el piquete en las patas posteriores del animal (corrección por estímulo) y es el piquete en la tierra para abrir el surco (dirección) para que la tierra pueda recibir luego la semilla.

Si una ciudad tiene un muro sin puertas, no podrás entrar en ella, pero si el muro tiene puerta, te indica que puede haber “la posibilidad” de hacerlo. Si esa puerta la encuentras sin cerradura, tienes toda la posibilidad de entrar. En el corazón de Saulo su puerta estaba sin cerradura, expuesto a un cambio, expuesto a que entrara una información que lo definiera, que lo cambiara. Y esto fue exactamente lo que ocurrió,  porque realmente existía un punto vulnerable, indicando también que no existía convicción  “en la obra” que estaba realizando, dudando de la firmeza y seguridad en la enseñanza del ALEF a quien estaba sujeto a un yugo. Había dentro de Saulo un conflicto de doctrinas que lo llevaron a dudar y al mismo tiempo tenía la presión a obedecer a quién estaba prohibido desobedecer, al Sumo Sacerdote. ¿Quienes de Uds. estuvieron o están en una posición o situación similar a la de Saulo?

Esta explicación no está narrada como tal en las Escrituras, pero, al observar lo que ocurrió en Saulo, entendemos, que si hubo cambio es porque primero hubo una puerta semi cerrada o sin cerradura, hubo “un punto vulnerable”, algo entró y produjo el cambio.

Ahora entendemos que todo el texto de Hechos 9:1-5, tiene que ver con el conflicto interior de Saulo, donde el Señor Yeshúa (Jesús) le estaba haciendo ver que estaba sujeto en yugo al ALEF  equivocado, un Alef cuyo “estimulo de corrección (Aguijón-LAMED)” lo estaba molestando, lastimando e impidiendo  absorber, “entender“, fortalecer y afirmar la buena enseñanza de la Torah.

MATEO

11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
11:30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Haciendo Yugo con el Yeshúa (Jesús) llevamos el “AGUIJÓN” de su yugo, llevamos la Ley, la autoridad, dirección y corrección del Mesías, del Maestro. Se puede decir entonces, que LAMED es la expresión del amor de Dios si hacemos Yugo con su Hijo (ALEF). La manera que tiene un padre de demostrar  el amor  hacia su hijo es dándole dirección y corrección, formándolo en autoridad para que éste pueda en el futuro formar a otros, y esta formación es a través de nuestras tribulaciones (angustias y dolores), situaciones que nos afectan UNIDO  a la dirección y corrección de la Torah. Por lo que LAMED es la “herramienta” que el Eterno utiliza para corregir y mostrar su amor, enseñar y dar dirección. LAMED es “aprender conocimiento”, “aprender sabiduría”, “aprender el orden correcto”.

SALMO 119

Lámed
119:89 Para siempre, oh Jehová,
Permanece tu palabra en los cielos.
119:90 De generación en generación es tu fidelidad;
afirmaste la tierra, y subsiste.
119:91 Por tu ordenación subsisten todas las cosas hasta hoy,
Pues todas ellas te sirven.
119:92 Si tu ley no hubiese sido mi delicia,
Ya en mi aflicción hubiera perecido.
119:93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos,
Porque con ellos me has vivificado.
119:94 Tuyo soy yo, sálvame,
Porque he buscado tus mandamientos.
119:95 Los impíos me han aguardado para destruirme;
Mas yo consideraré tus testimonios.
119:96 A toda perfección he visto fin;
Amplio sobremanera es tu mandamiento.

Espero haya sido de mucha ayuda y comprensión.